Desagravios



Comencé a publicar en 2007, cuando Marta Leonor González, editora del entonces suplemento cultural del diario La Prensa, en Nicaragua, presentó en esas páginas al colectivo de autores en el que me movía: Voces Nocturnas. Desde esos días, y poco antes, he conocido a un verdadero ejército de autores, noveles unos, consagrados otros, algunos muertos, que, con los diálogos establecidos entre nosotros, están en la base de lo que ahora soy. Sirva esta serie, pues, como un intento de subsanar la ingratitud que siempre he tenido para con ellos.


Estas son las últimas entradas que les he dedicado:


Recibir el contenido del blog en tu correo electrónico