Carlos M-Castro

Autorretrato 0 // Recortes de la egoteca 


Nací en un lugar que ya no existe. El hospital donde una veinteañera llamada Juana me dio a luz la mañana del 24 de julio de 1987 sería demolido años después, ya bien entrado el nuevo siglo, tras una serie de temblores que dañarían su estructura poniendo histérica de paso a toda una ciudad que había sido antes destruida, en 1972, por otro sacudón de la tierra. Nací en Managua, Nicaragua, cuando la última revolución social americana del siglo XX aún medio aguantaba en pie. Nací en un lugar que ya no existe.

El barrio en que crecí, cuyo nombre evoca al del poeta nicaragüense más conocido fuera y dentro del país, siguió siendo más o menos «de izquierdas» en los noventa, bajo las olas reformistas que embistieron el país cuando el gobierno revolucionario perdió las elecciones. En casa éramos mi hermana Karla y yo; mis padres, que yo recuerde, nunca vivieron juntos; nos crió «doña Juanita» —como la llamaban los vecinos— ella sola.

Lo mío en la escuela eran los números, nunca leí mucho; a mis 16, con título de bachiller, me decidí entonces por alguna ingeniería: llegado mi turno en la fila de inscripción en la universidad, puse la equis en «Industrial», ignorando en absoluto de qué iba el rollo. A poco de acabar, y pese a un desempeño académico decente, cambié guarismos por grafemas sin importar mis horizontes laborales; un par de años antes había iniciado en paralelo la carrera de Lengua y Literatura Hispánicas y a trabajar como corrector de pruebas en un periódico. Eso fue entre 2007 y 2008.

Para finales de 2010 me había iniciado tímidamente en el periodismo; vivía en una casa rentada a medias; tenía dos plazas de corrector, un libro de poemas inédito, la licenciatura sin tomar forma, crisis existencial y una gata negra. Publiqué Antropología del poema en 2012 bajo el sello de Leteo ediciones, luego de recibir, el año anterior, un premio nacional (interuniversitario) de cuento, una mención en un certamen estatal de dramaturgia y tratamiento psicofarmacológico.

Desde entonces me dedico a la escritura y la edición de textos; algunos trabajos míos han sido publicados en antologías, revistas y sitios web editados en varios países (lista de impresos, aquí; acá, en la web). Vivo desde 2016, por el trabajo de mi esposa, en Bakú, Azerbaiyán, donde he comenzado a enseñar español como lengua extranjera.


Mayo, 2019

---

En este enlace, una muestra reciente de mis poemas.

Un cuento, en este otro.

Aquí, una entrevista extensa hecha por Ulises Juárez Polanco en 2012.

Acá, otra (mucho más breve) por Consuelo Alvarado para un canal de televisión nicaragüense.

Sobre mi primer libro, un ensayo aquí de Berman Bans.

Recibir el contenido del blog en tu correo electrónico