Página personal

{Sitio web personal de Carlos M-Castro}



domingo, 20 de diciembre de 2009

Beltrán Morales, sobre el mismo poema de Carlos Martínez Rivas


La puesta en el sepulcro


Olvidando de momento cualquier connotación ideológica (en especial el binomio insurrección/revolución), es exacto que el poemario mejor estructurado escrito por un nicaragüense, en décadas, es La insurrección solitaria. En este país podrá suceder todo (otro terremoto, otro Darío) y La insurrección solitaria estará, terco y desafiante, como la inconmovible Peña del Tigre en el Océano Pacífico.

Entre los poemas excluidos de LIS, se encuentra «La puesta en el sepulcro —XIV estación—». El rescate del poema fue realizado por los directores de la revista Ventana (Fernando Gordillo y Sergio Ramírez) y fue incluido, justamente, en el número catorce de la revista (agosto de 1962).

En La puesta en el sepulcro Martínez Rivas poetiza la función de viacrucis desempeñada por el amor, confirmando las raíces religiosas de su visión del mundo. Es un poema significativo, además, porque a partir de una frase ya bolerizada por alguien («cuando ya no me quieras»), Martínez monta un microcosmos que supera en su nostalgia y desencanto, el lugar común y el estereotipo.
Hay, como mínimo, dos lecciones aprovechables que se desprenden de la lectura del poema. Una es la inevitable referencia al mal de amores que nos lleva, de inmediato, a la relectura de las «Rimas» becquerianas, a los «20 poemas» nerudianos y a los «Epigramas» cardenalicios.

La otra lección, no menos importante, es que La puesta en el sepulcro (como un elefante sobre la tela de una araña, camarada) mantiene el equilibrio y no cae de bruces o de espaldas sobre el suelo duro. Es un poema que nos enseña a No «cotidianizar» en exceso la experiencia poética hasta llegarla a convertir, como se ha visto aquí y allá, en mero documento periodístico acumulador de regocijos o desgracias inmediatas.

25 de febrero de 1970

Beltrán Morales



**********
Tomado de Sin Páginas Amarillas, seguido de Malas Notas. Editorial Vanguardia. Managua, 1989, 304 pp. —reeditado: 1.ª ed. 1975, Ediciones Nacionales. Pp. 63-64